La redefinición de la zona contigua por la legislación interna de los Estados

Autor:
Davide De Pietri.

Resumen:
Aunque la Convención de Ginebra de 1958 habilitaba a la creación de una zona contigua, relativamente pocos Estados adoptaron una legislación que efectivamente estableciera una zona de esa naturaleza. Con posterioridad, en cambio, se asistió a la adopción creciente de una zona contigua por parte de los Estados ribereños. Más recientemente, se puede constatar que ochenta Estados reivindican una zona contigua, mientras que la participación en la CNUDM ha alcanzado el número de 160 partes.

Después de un periodo de incertidumbre el concepto de zona contigua ha vuelto a reafirmarse como una realidad concreta en la práctica legislativa de los Estados. Sin embargo, no ha sido todavía aprovechada adecuadamente la facultad de extender la jurisdicción del Estado ribereño respecto de los objetos arqueológicos, a pesar de la creación por parte de algunos países de una zona cultural marítima.

Sumario:
1. INTRODUCCIÓN.—1.1. La revalorización de un espacio olvidado.—1.2. La extensión de un espacio englobado.—1.3. La expansión de un espacio comprimido.—2. LA ZONA CONTIGUA EN LA LEGISLACIÓN DE LOS ESTADOS.—2.1. La legislación estatal posterior a la adopción de la Convención.—2.2. La legislación estatal posterior a la entrada en vigor de la Convención.—3. LA PRÁCTICA EN FUNCIÓN DE LAS DISTINTAS ÁREAS GEOGRÁFICAS.—3.1. La práctica de los Estados africanos.—3.2. La práctica de los Estados asiáticos y del Pacífico Sur.—3.3. La práctica de los Estados europeos y de América del Norte.—3.4. La práctica de los Estados latinoamericanos y del Caribe.—4. LAS COMPETENCIAS DEL ESTADO RIBEREÑO EN LA ZONA CONTIGUA A LA LUZ DE LA PRÁCTICA.—5. CONCLUSIONES.

Palabras claves:
CNUDM; Derecho del Mar; legislación estatal; zona contigua;

Revista:
REDI Vol. LXII 1 2010

Sección:
Notas

Paginas:
119-144

Leer el artículo en:

Descargar el artículo en pdf

Ver el artículo online

Comprar la revista en papel