La controversia sobre las aguas de Gibraltar: el mito de la costa seca

Autor:
Jesús Verdú Baeza.

Resumen:
Entre las controversias en torno a Gibraltar ha destacado en los últimos tiempos la problemática relativa al estatuto jurídico de las aguas en torno a la Roca. Aunque íntimamente vinculada a otros aspectos de la controversia, tiene unas características propias que derivan de la confrontación de tesis entre España y Reino Unido en relación con la interpretación de los términos de cesión territorial del art. X del Tratado de Utrecht y la evolución del Derecho internacional del Mar.

Esta desavenencia sobre las aguas ha conducido a situaciones de confrontación, por ejemplo, respecto a los problemas pesqueros o medioambientales después de la instalación de arrecifes artificiales, extremadamente delicadas, contaminando no sólo las relaciones bilaterales hispano-británicas, sino también el marco de relaciones transfronterizas, anteriormente normalizadas a través del Foro tripartito de Diálogo.

En nuestro trabajo queremos poner de manifiesto las enormes debilidades de la interpretación española que parte de la negación de la existencia de aguas bajo la soberanía británica y la jurisdicción de Gibraltar, interpretación conocida como «doctrina de la costa seca». En nuestra opinión, esta interpretación no tiene una base jurídica clara, ni apoyo histórico. En consecuencia, estimamos que la política española sobre los espacios marítimos de Gibraltar debería ser profundamente revisada, lo que a su vez podría favorecer las oportunidades de diálogo, negociación y normalización de las relaciones.

Sumario:
1. CONSIDERACIONES INICIALES.—2. UN TRATADO Y DOS LECTURAS: UTRECHT.— 3. EL TRATADO DE UTRECHT Y LAS AGUAS ADYACENTES AL PEÑÓN DE GIBRALTAR.— 3.1. Postura actual española, «teoría de la costa seca».—3.1.1. Argumento en virtud del cual la cesión de Utrecht fue de «propiedad» y no de «soberanía».—3.1.2. Argumento en virtud del cual la cesión territorial del Tratado de Utrecht al omitir toda mención a las aguas y limitarse a la expresión «puerto» sólo abarca las aguas portuarias y no otras aguas adyacentes.—3.1.3. Argumento en virtud del cual la cesión territorial del Tratado de Utrecht al incluir la expresión «sin jurisdicción alguna» implica que la cesión se limita exclusivamente a los elementos citados en el Tratado de Utrecht (ciudad, defensas, puerto y fortificaciones) y por tanto, no abarca aguas adyacentes.—3.1.4. Adhesión plena y sin crítica a la posición oficial española expresada en diversas declaraciones oficiales.—3.2. Postura británica, The British Gibraltar Territorial Waters.—4. LA PRÁCTICA ESPAÑOLA Y EL DERECHO DEL MAR.—5. CONCLUSIONES.

Palabras claves:
Derecho internacional del Mar; Gibraltar; mar territorial de Gibraltar; Tratado de Utrecht;

Revista:
REDI Vol. LXVI 1 2014

Sección:
Estudios

Paginas:
81-123

Leer el artículo en:

Descargar el artículo en pdf

Ver el artículo online

Comprar la revista en papel